8 trucos para un bronceado bonito: cómo conseguirlo

Con la llegada de las vacaciones todos queremos lograr un mismo objetivo: un bronceado perfecto. El obtener un tono de piel saludable, brillante y morena, pasan a ser de las primeras necesidades, tanto, como un labial, un rímel o unas gafas de sol, porque una sombra de ojos o un lips stick no se lucen igual con una piel bronceada.

Además de mejorar la imagen, tomar sol aumenta los niveles de serotonina, la producción de vitamina D en el organismo y es esencial para la buena salud de los huesos, los dientes y piel. Sin embargo, hay ciertos factores a considerar al momento de someter la piel al sol:

 

1. Usa protector solar para un bronceado sano:

Para evitar quemaduras o enrojecimiento de la piel, la opción ideal y que no puede faltar, es aplicar el protector solar en todo el cuerpo. Además, un factor importante a tener en cuenta es vigilar las horas en las que nos exponemos al sol, intentando evitar las horas del medio día.

Las cremas con amplio espectro de protección UVA y UVB son las más recomendables y las que ayudan a proteger el 95% de los rayos UVA (los que causan las manchas y arrugas)

Es imprescindible añadir la protección solar cada dos horas para proteger la piel y rostro el mayor tiempo posible y nunca bajar del factor número 30. Te proponemos este de Isdin.

Protector solar ISDIN (22,95 euros).

 

2. Hidrata tu piel luego del bronceado:

El después es tan importante como el antes, la hidratación de la piel pasa a ser un requisito obligatorio luego de someter el cuerpo a los rayos de sol. Cremas hidratantes, ingerir agua y alimentos ricos en vitaminas son tres elementos claves para mantener la piel saludable y el bronceado.

También la aplicación de aceites con estratos frutales harán brillar la piel y lograr destacar el bronceado por encima de cualquier lookazo veraniego.

 

3. Exfoliar después del bronceado:

El remover las células muertas, eliminar manchas y estimular la circulación es la mejor opción para conseguir un bronceado más uniforme y prolongado, y únicamente se logra exfoliando la piel 3 días antes de tomar el sol.

Luego de someter el cuerpo y rostro a los rayos ultravioleta, es recomendable hidratar la piel una vez por semana para mantenerla suave y poder conservar el color regular.

 

4. Alimentos para un bronceado saludable:

Una buena alimentación también es un elemento clave en el bronceado, existen alimentos que contribuyen con la producción de melanina, que le da el color a la piel. Antes de la exposición solar, es recomendable:

  • Ingerir a diario alimentos con vitamina C como la naranja y el limón.
  • Tomar jugo de zanahoria y naranja al menos 7 días antes de exhibir la piel al sol.
  • Comer 3 veces por semana alimentos antioxidantes como tomate, fresas y pitanga, estos son ricos en licopeno, un pigmento orgánico que protege la piel del envejecimiento.

 

5. Broncéate dentro del agua:

Los rayos de sol y el agua juegan una combinación ideal cuando se quiere alcanzar un color dorado. Ya sea nadando, jugando, practicando surf o piragüismo, cualquiera de estas opciones son válidas para tomar sol dentro del agua.

Sin embargo, la protección tiene que ser aún mayor, es importante aplicar una crema resistente al agua con protección media/alta y aplicarla con frecuencia.

 

6. Utiliza aceleradores de bronceado:

Cómo su mismo nombre lo indica, son cosméticos que ayudan a obtener una piel bronceada más rápido. Este tipo de productos son capaces de estimular y acelerar la producción de melanina y, además, ayuda a bloquear la formación de las llamadas «radicales libres», mejor conocidas como arrugas.

Lo maravilloso de este tipo de productos es que promueven la apariencia de un bronceado natural, cuidado y saludable.

 

7. Cuida tus lunares de un bronceado excesivo:

Los lunares, las pecas y las manchas en la piel son de de los rasgos más delicados y que tienen que tener un nivel de cuidado mayor y más cuando se exponen al sol:

  • Aplicar la máxima protección en los lunares y manchas más visibles del cuerpo.
  • Vigilar siempre su evolución cada temporada.
  • Evitar quemaduras en esas zonas.

 

8. Descansa del sol:

Nada en exceso es bueno, es importante tomar breves pausas y unos minutos de descansos del sol, esto ayudará a reducir la intensidad de los rayos ultravioletas y a obtener un bronceado saludable y más duradero.

Igualmente, en los periodos vacacionales, con días de playas o piscinas continuos, es conveniente descansar unos días del sol ¡tu piel te lo agradecerá!

 

Un comentario en “8 trucos para un bronceado bonito: cómo conseguirlo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s